viernes, 26 de febrero de 2010

La mano que mece la cuna

Cuatro meses lleva Jean Todt ejerciendo como presidente de la FIA, en los que ha contestado a sus numerosos críticos con buenas y rápidas decisiones menores, como proteger la presencia de circuitos míticos en el calendario, tratar de clarificar el reglamento y poner fecha de caducidad a su gestión.

En definitiva y lejos de continuar en la línea de su infame predecesor, Todt ha tratado de solucionar el desaguisado que dejó Max Mosley en la Federación e incluso, se ha atrevido a dar un paso más, marcando su territorio en otros terrenos como la presencia de Indonesia en el Mundial o a lo que vamos, la situación de los nuevos equipos.

3 comentarios:

Sergio dijo...

Es lo que yo esperaba de Todt, por mucho apoyo de Mosley que tuviera. ¿De verdad alguien creía que este hombre podía ser un simple delfín? Además, Todt tiene muy reciente su pertenencia al bando de los equipos, y eso tiene que jugar mucho en su favor para saber cómo calmar las aguas.

Llodac dijo...

Todt simplemente va a implantar en la FIA la cordura y el saber hacer que tuvo en Ferrari. Cuando uno sabe hacer su trabajo y lo hace anteponiendolo al afán de protagonismo (Mosley), los buenos resultados llegan, y desde luego la FIA está ahora en buenas manos.

http://bolidorojo-formula1.blogspot.com/

Toleman Jr. dijo...

Buena perspectiva la que aportas Iván, sin dudas que a cada día le corresponde un dilema, y a cada dilema una respuesta.

¡Saludos!