sábado, 15 de diciembre de 2007

Heikki y su carrera de obstáculos


McLaren acaba de confirmar que en 2008 Heikki Kovalainen pasará su cuarto año consecutivo saltando obstáculos. Sí, ya se que eso no es lo que han leido por ahí, donde todos declaran su gran felicidad y ilusión por el fenomenal acuerdo que hará que Kovalainen sea compañero de Hamilton en los próximos años (fijese la poca confianza que tengo que no sé ni cuantos años han firmado). No puedo apartar que Kovalainen es uno de los tipos (dejando el pilotaje aparte) que mejor me caen en F1. De esos que cuando repasas la clasificación del GP, piensas: '¡mira qué bien, unos puntitos para Heikki!'. Pero volvamos al asunto de los cuatro años terribles de Heikki.

En 2005 su temporada con Arden en GP2 parecía predestinada al título. Un equipo ganador con un piloto que venía de arrasar en las World Series (tal y como Alonso hizo y despues Kubica o Vettel), pèro entonces Christian Horner firmó por Red Bull y Arden comenzó a perder su fuerza gracias a un jefe que tenía ocupaciones más interesantes que un equipo de GP2. Heikki vio como el título se le esfumaba ante Nico Rosberg en la última cita en Bahrein tras haber dominado con cierta facilidad el inicio de año.

2006 fue un año perdido. Al fichar Fernando Alonso por McLaren para el año siguiente, Renault incomprensiblemente quiso asegurarse la continuidad de Fisichella, en lugar de apostar por el futuro que suponía Heikki. La limitación de test entrante aquel año supuso que Heikki apenas rodó en pista con el R26. Heikki se resignó y se limitó a aprender cómo se trabajaba en la F1 asistiendo a todos los GP del año.

Y entonces llegó el año pasado. Una gran oportunidad sustituyendo al campeón del mundo saliente. Todos recordamos el frustrante inicio de año de Heikki en Melbourne. Nada iba bien y las críticas no tardaron en llegar. Después, Renault al comprobar que habían estado tomando datos erroneos de su nuevo túnel del viento, comprendió que el coche que llevaba Heikki era algo mucho peor que inestable. Para entonces, Heikki ya había cogido el tacto al coche y en la segunda parte del Mundial demostró que era capaz de hacer lo que debía hacer en un año pésimo de Renault. Sus carrera en Melbourne, Spa o Fuji son para enmarcarlas. Y de paso, 'mandó al asilo' a Giancarlo Fisichella.

Y ahora esto. Un estúpido trueque a última hora que le corta las alas cuando su progresión comenzaba a ser más que evidente. En Renault, Kovalainen era un diamante que poco a poco se iba puliendo y el equipo de Symonds y Cía son los que mejor saber como pulir un talento así (Schumi, Fernando y Nelsinho -ya verán..-). Eso ya es pasado. Sin otra opción, ahora Heikki será el tipo que va detrás de Hamilton. Aquel que suele perder por las buenas o por las malas. Creo que al principio, será vencido con más frecuencia de lo que algunos esperan y cuando se acerque más de lo oportuno, todos podemos intuir lo que pasará. Espero equivocarme, pero entre McLaren y Renault van a tirar un diamante a la basura.

2 comentarios:

Hiarbas dijo...

Bueno, en Mclaren tiene la oportunidad de ganar carreras, cosa que hasta ahora noha tenido. Quizas sera un obstaculo necesario, para que en un futuro los equipos lo tengan mas en cuenta.

Javi S dijo...

Pedro era mas merecedor del puesto que Heikki. ES un gran escudero y es mejor de lo que muchos piensan. Kovalainen sera un segundon, puesto al que no queria quedar con la llegada de Fernando a Renault.

Buen blog, Un saludo