lunes, 1 de diciembre de 2008

Análisis 08: Los pilotos



Campeón del mundo y Piloto del Año 08 para F1 On Board, Lewis Hamilton es a día de hoy la estrella más brillante del firmamento de la F1. Su temporada comenzó fuerte en Australia, pero pronto se vio que la empresa no sería tan fácil como su consistente victoria en la cita inicial. Con un monoplaza inferior al de Ferrari en condiciones normales, Hamilton intentó rodar por encima del límite y en ocasiones, eso le ocasionó problemas: Bahrein, Canadá y Francia son ejemplo de ello. Sin embargo, su fogosa búsqueda de los límites permitió a los aficionados vibrar con demostraciones como Mónaco, Silverstone o Alemania, esta última elegida como mejor actuación del año en este blog. Con la lucha cerrada por el título -y por el McLaren F1 LM que Ron Dennis prometió a la joven estrella si se hacía con el entorchado-, la situación se llevó al extremo: Hamilton era incapaz de controlar su temperamento y el título parecía complicarse. Pese a ello, Lewis daba la impresión de ser de largo el mejor contendiente entre los monoplazas punteros. Muy castigado por las sanciones de la FIA, el inglés respondió a la presión en China y se hizo con el título in extremis en Brasil, justo en la carrera en la que serenó su carácter. Moraleja: para hacerse más grande, Lewis debe seguir siendo el mismo. Con menos de cuarenta carreras en su historial, la experiencia le hará madurar y comprender cuando controlar su explosivo carácter. El carácter de un campeón del mundo.

Mientras, compartiendo box con el vigente campeón del mundo, Felipe Massa tuvo un pésimo inicio de campeonato. Dos abandonos consecutivos por accidente le situaron en el disparadero de la prensa italiana. Entonces, llegó Bahrein y Felipe se sacó la ansiedad de encima con una brillante victoria sobre Räikkönen. Desde entonces, cinco podios en seis carreras le volvieron a situar en la lucha por el titulo en un equipo en el que Kimi comenzaba a perder gas. Su infame punto débil con la lluvia volvió a salir a relucir en Silverstone. Las dos victorias de Hamilton consecutivas volvieron a golpear anímicamente a Felipe, que de ahí a final de año constató sus dificultades cuando tenía que luchar mano a mano en el pelotón. Sin embargo, en cuatro carreras de las últimas citas del campeonato, Massa caminaba hacia la victoria de forma consistente. Unidas a la pseudovictoria de Spa, esos cuarenta puntos le hubieran hecho inalcanzable para su rival de McLaren.... pero en Singapur y en Hungría las cosas no salieron como Ferrari pensaba...

Tras los contendientes por el título se sitúan Robert Kubica y Fernando Alonso, polos opuestos en este temporada. Kubica, impulsado por una milagrosa dieta que tanto dio que hablar a principio de año y sobre todo por el rendimiento de un sobresaliente F1.08 a principio de año realizó un inicio prodigioso, culminado en la histórica victoria en Canadá. Primera de muchas para la dupla polaco-germana. Desde ahí, Kubica siguió exprimiendo sus escasas opciones al título, dada la reducción de recursos que BMW aplicó en el desarrollo del coche de Hinwill. Tan sólo un abandono por error propio ilustra la consistencia de Robert en esta temporada. 

Mientras, Fernando Alonso volvió a Renault consciente de que le iba a tocar sufrir durante el año. En su inicio de año, con excelente actuación en el caos de Melbourne, aparecieron más sombras que luces: Fernando parecía desmotivado ante un monoplaza que a duras penas le permitía luchar por los puntos. Sin embargo, a partir de Hungría, la lucha de Renault con Toyota en el campeonato hizo que la motivación del bicampeón del mundo creciera a pasos agigantados. Esa motivación, unida a un aumento de rendimiento del R28 permitió al asturiano mezclarse en la lucha entre los mejores en las últimas ocho carreras del año, llegando a ganar en Singapur y Fuji, algo impensable cuando comenzó el campeonato.

Kimi Räikkonen es sin duda una de las decepciones del año. Tras cumplir el sueño de ser campeón del mundo, Räikkönen se relajó -en pleno GP de Mónaco, compró un Corvette a Sharon Stone por 200.000 €- y la supresión de las ayudas electrónicas convirtieron a Kimi en un piloto descuidado e incapaz de calentar sus neumáticos en los momentos clave. Pese a ello, Kimi destacó bajo el calor de Malasia y España -su última victoria- y cuando quiso ponerse las pilas, las cosas no salieron bien: en Magny Cours se le rompió un escape cuando era líder, en Spa tras una brillante carrera -quizá, la mejor del año- se estrelló en plena lucha con Hamilton. Ya sin opciones al título, Kimi tiró por la borda su temporada. Tan sólo tres podios en las tres últimas carreras le permitieron ser tercero en el campeonato. 

Mientras Kimi se dedicaba a sus negocios automovilísticos, su gran amigo Sebastian Vettel marcaba sus primeros puntos en Mónaco. Hasta entonces, 'Herr Seb' no podía hacer más que amigos en el paddock, donde es el piloto más querido por sus rivales. Desde Australia, Vettel había tenido que soportar el correcto inicio de año de su compañero Bourdais mientras él a duras penas podía completar un giro partiendo en la parte trasera del grupo, pero con la llegada del nuevo monoplaza de Faenza, el alemán se comenzó a sentir mucho más a gusto con el coche. En la segunda mitad del año, Vettel completó siete finales en los puntos, aunque sin duda su momento del año fue la victoria en Monza. El niño alemán se hizo hombre convirtiendo una inteligente obtención de la pole en una sólida victoria bajo la lluvia mediterránea.

La temporada de Nick Heidfeld ha venido a rebufo de la regularidad de su compañero en BMW, Robert Kubica. Tal y como le pasó a Räikkönen, Heidfeld sufrió para poner los neumáticos en su punto en calificación (5-13 a favor de Robert), aunque en carrera fue como un tiro. Heidfeld es el único piloto que ha cruzado la línea de meta en todas las carreras del año, incluyendo cuatro podios en carreras complicadas: Melbourne, Montreal, Silverstone y Spa demostrando que su fama de cazador de puntos es bien merecida. 

Mark Webber, por su parte, continuó llevando el mando en Red Bull. Brillante en calificación como siempre (15-3 con Coulthard), el australiano fue uno de los pilotos más constantes cuando el coche lo permitió en el inicio del campeonato (18 puntos) y continuó luchando en la segunda mitad, donde tan sólo obtuvo tres octavos puestos que reflejan el pésimo nivel que la escudería austriaca ofreció a final de año. En contraste con el trabajo de Webber se encuentra Heikki Kovalainen. Con la difícil misión de superar -o al menos, complementar- la labor de Lewis Hamilton en McLaren, Heikki rindió bien al principio -pese al 'botongate' de Melbourne-, pero obtener un punto en las cuatro primeras carreras europeas evidenció su fracaso. A pesar de convertirse en el ganador número 100 de la F1, Kovalainen fue incapaz de ayudar a la escudería de Grove a luchar por el campeonato de constructores. Para ser un buen escudero no basta con apartarse cuando tu compañero está detrás.

Los dos pilotos de Toyota se complementaron a la perfección durante el año. Jarno Trulli asumió de la mejor manera posible la marcha de Ralf Schumacher, encargándose por completo del desarrollo... y siendo una bala en clasificación. Allá donde la lluvia no hizo acto de presencia, Trulli consiguió generalmente un buen puñado de puntos. Su podio en Magny Cours fue especialmente emotivo para el ex piloto de Renault. Mientras, Timo Glock, indirecto protagonista del desenlace del campeonato, realizó una notable reentrada a la F1. Dos cuartos puestos y el segundo puesto de Hungría destacan en sus resultados y evidencian el buen rendimiento de Glock en cuanto le cogió el ritmo a la categoría. 

Compartiendo motor con ellos, Nico Rosberg no dispuso de tan buen chasis como para igualar los resultados de los pilotos de Colonia. Muy constante en su esfuerzo, Nico solo pudo destacar en los circuitos urbanos, concretando brillantes resultados en Australia y sobre todo, Singapur, donde su ritmo encabezando el grupo fue sublime desde el incidente de Nelsinho Piquet. Menuda temporada de debut para el brasileño de Renault, que tan no ha completado la mitad de las carreras de la temporada en gran parte por errores propios. En su historial siempre estará el afortunado podio en Hockenheim, favorecido por un Safety Car tardío aunque también quedará reflejado el sangrante 0-18 sufrido en calificación.

En Silverstone, la varita mágica de Ross Brawn permitió que Rubens Barrichello subiera a su único podio del año. La temporada de Rubens ha sido la mejor de su época en Honda, llegando a superar a Button en el campeonato y en la mayoria de las parrillas del año con un coche pésimo. Junto a Button, una de las decepciones del año ha sido Sebastian Bourdais, cuyo ego de tetracampeón del mundo enterró su talento. Los dos puntos obtenidos en su debut sólo se vieron acompañados con otro séptimo puesto en Spa mientras el 'chico rubito ese' -como Bourdais llamaba a Vettel en pretemporada- lograba 35 puntos. Sin puntos se quedó Giancarlo Fisichella, a pesar de haber hecho un buen papel cuando las condiciones climáticas minimizaban las diferencias entre los monoplazas. 

La fortuna se mostró esquiva con Fisichella, pero no con David Coulthard en Montreal para sellar el único podio de Red Bull de la temporada en una despedida deportivamente para olvidar. El escocés sólo volvió a entrar en los puntos en Singapur antes de finalizar su andadura en la máxima categoría en la primera curva de Interlagos tras tocarse con Kazuki Nakajima, que sin duda decepcionó a los seguidores de los genuinos kamikazes japoneses durante su primer año en F1. Kazuki supo mantener la cabeza fría para ganar puntos en Australia -Kubica no opina lo mismo-, España, Mónaco, Silverstone y Singapur evidenciando que incidentes aislados aparte, Nakajima es un buen piloto de carreras... aunque también pensábamos eso de Jenson Button, inédito en toda la temporada. Tres puntos en Montmeló son su ridícula renta en 2008. Dicho resultado, unida a la falta de implicación en el desarrollo del coche y la irrupción de Lewis Hamilton hace que Button sea completamente prescindible en la categoría. Para terminar la lista de elegidos está Adrian Sutil que tan solo logró destacar en Mónaco donde un incidente con Kimi Räikkönen a pocas vueltas del final acabó con sus ilusiones. Once abandonos ilustran una temporada dura para el joven piloto alemán.

Veintidós pilotos comenzaron la aventura en Melbourne hace ocho meses y tan sólo veinte lograron participar en la última cita del año en Brasil. Por el camino se quedó la pareja de Super Aguri, un Takuma Sato que asumía el liderazgo del equipo ganando credibilidad en cada carrera y Anthony Davidson, que jamás justificó la presión mediática que durante años insistió en que el británico merecía ser uno de los elegidos de cada temporada. 

Ambos no aparecen en nuestra gráfica de nuestro Piloto del Año 08 (pulsen en la imágen para agrandar), muy esclarecedora del rendimiento de pilotos, aunque hay que relativizar los resultados según el rendimiento de los monoplazas que pilotaban. Agradeciendo la colaboración de Ente y JanSolo, espero que les haya gustado el experimento... y el próximo año tendremos alguna sorpresa más en este ámbito. Para completar, les enlazo el archivo Excel en el que se ha llevado la contabilidad. Ahí podrán analizar los resultados en detalle.

9 comentarios:

pro_magicalonso dijo...

Excelente análisis de los pilotos de este año, para mi los mejores sin ningún lugar a dudas Alonso que ha vuelto a demostrar que es el mejor, Vettel que dará mucho que hablar en positivo en sucesivos años y Kubica que estuvo muy bien y que si no llega a ser porque el coche pegó un parón yo estoy segura que hubiera luchado por el título. Massa me ha gustado porque aunque tuvo un principio nefasto al final se supo ganar el respeto de todos y se merecía ganar el mundial. Hamilton es el campeón y por ello le felicito.
Kimi me ha decepcionado totalmente, yo esperaba que hiciera mucho más en la temporada.
En Honda es curioso que Barrichello haya sido mejor que Button pero sin embargo lo más seguro que para el año que viene no tenga asiento ahí. Saludos

Anónimo dijo...

Muy buen análisis de la temporada. Muy completo y exaustivo. En ralidad todos los analisis de pilotos son tambien queramoslo o no un analisis de equipos. Si Ferrari hubiera reaccionado, si Mclaren hubiera perdido los nervios, si Renault hubiera acelerado sus mejoras............

Descontar esas variables (que a veces es imposible) es lo que nos da el veradero valor del trabajo del piloto,
Las revelaciones de la temporada (es decir pilotos que estan muy por encima del coche que han pilotado) Sin duda Vettel y Glock.

Saludos. Buen Analisis.

El Doctro Pla

McKormick dijo...

Tonight.. segunda entrega: los equipos.

Y sí, es muy dificil discernir los pilotos de los equipos, pero se intenta. Como tambien me ha sido complicado discernir entre politiqueo y decisiones de equipos.. ¡todo está relacionado!

Un saludo a todos.. esperaba que esto generara más debate.. xD

M.A.N.D. dijo...

Como te lo curras macho, gran post y por supuesto de acuerdo contigo en todo. Viendo esa gráfica que has puesto vemos la pendiente de la línea de Alonso al final de temporada. Madre mía si hubiese tenido ese coche al principio hubiese ganado sobrado. Saludos, te agrego.

McKormick dijo...

Gracias por los halagos, M.A.N.D. y gracias por honrarnos con tu presencia por aquí. La verdad es que estos posts me son mas sencillos de escribir. Veremos en el capitulo técnico y político que tal me luce el pelo.. xD

Hiarbas dijo...

Precisamente el mayor handicap de Hamilton es su caracter: ya perdió una carrera antes de haberla iniciado por tener que parar una vez mas que el resto. Perdio toda opcion de otra con el semáforo de Canada. Y no siempre el rival se va apartar no digo como Kovalainen si no como otros a los que invitó a dar un paseo por l a hierba (al mismo Webber).

Para mi los grandes triunfadores han sido Vettel y Alonso. Ambos siguieron carreras paralelas, empezaron con un monoplaza inferior a su talento y casi acaban como jueces del mundial. Espero que el año que viene esten arriba y haya mas calidad entre los aspirantes al titulo.

Massa ha sido al final, mejor piloto que Hamilton, pero Ferrari le falló en los momentos mas importantes. A veces tengo la sensación que el mundial no lo ganó Hamilton, sino que lo perdió Ferrari.

Por cierto, felicitarte por la idea del PDA y el esfuerzo que ello conlleva.

Saludos.

Il Venturetto dijo...

No puedo estar más de acuerdo en que Hamilton sólo puede hacerse más grande siendo él mismo. Podrá mejorar como piloto, eso es indudable, para evitar castigar neumáticos, serenarse en momentos clave y demás, pero si quiere pasar como un gran piloto no necesita títulos, necesita carisma y carácter en la pista, y para mí va sobrado.

Casi al contrario que Massa, que para mí es mejor piloto, pero con menos carácter ganador.

Entre sanciones, accidentes y roturas, creo que la temporada les ha castigado más o menos a ambos por igual, así que, de nuevo, mi enhorabuena para Hamilton (mal que me pese que no ganara Ferrari).

Con la frase "El niño alemán se hizo hombre convirtiendo una inteligente obtención de la pole en una sólida victoria bajo la lluvia mediterránea." deberíamos hacernos camisetas. No digo más.

Y me uno a las alabanzas al final de temporada de Glock.

McKormick, no te hace falta que te lo diga, pero muy buen análisis.

McKormick dijo...

¿Te gusta? xDDDDD

Il Venturetto dijo...

JAAAAJAJAJAJAJA!!!!
¡Yo quiero dos!

¿La tenéis en manga corta? xDD