martes, 13 de marzo de 2007

¡Cómo me gusta Melbourne!

Me encanta. Para qué negarlo. Será por aquello de que están en las Antípodas. Por eso de que los polos opuestos siempre se atraen.. el caso es que Australia es un de mis paises predilectos y el encanto del Albert Park lo convierte en uno de mis circuitos preferidos.

Con la excepción hecha del descafeinado inicio en Bahrein el año pasado, Melbourne suele comenzar el año en la F1 y supone el comienzo del espectáculo, de esa pasión que nos une. El ambiente de la semana previa que ya estamos viviendo, análisis de los equipos, entrevista a tal o a cual en los medios, es el aroma de que esto empieza y es encantador. Uno siente que el castigo se acabará pronto, cual reo en la carcel que ve cómo su condena se agota y cuándo a altas horas asistes a la carrera tienes la sensación de que están siendo de los pocos que están viendo la historia en directo mientras el mundo duerme.

En fin, ahora todos los equipos parece que van a luchar por el podio e incluso por la victoria, asi que veremos en Melbourne quién estará lejos de sus previsiones y quién decía la verdad en invierno. Los días tras la primera carrera del año suelen ser duros para las escuderías. Habrá un equipo de los grandes que en Australia verá que este año tampoco será el suyo, eso no lo duden, el caso es saber cuál.. hasta que se apagen los semáforos no lo sabremos.


El caso es que Albert Park supondrá de nuevo un dificil desafío para motores y coches recién salidos de la fábrica. El porcentaje de la vuelta a fondo es uno de los mayores en todo el mundial, que junto a la gran presión atmosférica (que significará que el motor entregará más potencia y evidentemente, forzará más la mecánica), harán de la cita inaugural una dura prueba. A esto sumen que el circuito es urbano (suciedad = pista resbaladiza = fallos), la poca visibilidad entre los árboles, las ganas de demostrar su calidad de la mayoria y la inexistencia de escapatorias y les saldrán un coctel típido 'aussie' en el que las sorpresas están a la orden del día.

El año pasado, Ferrari tuvo su GP más penoso y con más incidentes y Alonso, con cabeza fría, se hizo una de esas victorias que ganan títulos. Melbourne es y será una delicia para los aficionados, asi que disfruten. La nueva era comienza.

1 comentario:

rodando.net dijo...

Yo apostaría por Massa para el domingo pero el mundial creo que va a ser para Alonso.
www.rodando.net