miércoles, 14 de noviembre de 2007

"Me llamo Michael y soy adicto"


Será cosa de los grandes genios. Michael Schumacher es un adicto a la F1, pero no como otros tantos entre los que me incluyo, sino del placer que debe ser conducir un F1. Viendo el estado de forma en el que se mantiene y la capacidad de subirse de primeras (recordemos, hacía más de un año) a un monoplaza y sacarle el 100% en el primer día, es evidente que a Michael no se le ha olvidado ni se le olvidará el oficio. Se podría decir que aunque llegó el primer día de clase, con alumnos nuevos (¡ánimo Roldán!), otros que se fueron y algunos que contínuan de vacaciones, el que tuvo retuvo. Por cierto, me da la sensación de Sebastian Bourdais va a sorprender a más de uno este año. Su era en Estados Unidos ha sido impecable y su aterrizaje en la F1 ha sido calculado y controlado. No tiene presión alguna y Toro Rosso no hace más que crecer. Creo que será una grata sorpresa. Cuando lo sea, recuerden que aquí lo leyeron primero.

Respecto al fichaje de Ross Brown por Honda, lo veo lógico por ambas partes. Honda necesitaba un líder como él y Ross necesitaba un equipo con perspectivas y con nada que perder. Será curioso ver cómo se las apaña para lidiar con un equipo que tiene el punto de partida en mitad del pelotón. Otros (Newey, Gascoine..) han demostrado que es un reto muy díficil, aunque ninguno de éstos han contado con un factor 'piloto' tan competitivo como Jenson Button, la estrella más brillante de Honda, que les guste o no sigue siendo uno de los mejores pilotos del Mundial. El fichaje de Brawn debería conseguir que el mejor Jenson en pista, aunque claro, su moral dependerá de lo rápido que sea el Honda cuando se inicie el año en Melbourne.

Por último, no me gusta el tono que está cogiendo el tema del 'espionaje' con este asunto de Renault. Me resulta muy divertido ver cómo cosas que han pasado toda la vida, como la marcha de ingenieros a tal y cual equipo o el intento de obtener el mayor número de datos (de manera leal) del rival, sean investigadas (¡y sancionadas!) por la FIA. Creo que Mosley está cruzando la raya, inmiscuyéndose en asuntos internos más de lo debido. Lo peor es que esto comienza a ser peligroso para 'el deporte'. Con cosas así empezó el ciclismo hace una década...

Enhorabuena a Marco Barba y a Maxi Cortés por demostrar que pese a lo que nos cuenten, el espectáculo no lo marcan ni los neumáticos, ni los circuitos ni la aerodinámica, sino los pilotos...

1 comentario:

Hiarbas dijo...

Cierto, Mck, mientras corren tiempos de cambios en la formula1, con Michael parece que no pasa el tiempo . Todo sigue igual liderando los tiempos, y disfrutando de su trabajo, algo que pocos pueden decir.

Por cierto, aunque este sea mi primer comentario, te leo a menudo y se el esfuerzo de mantener un blog (el mio murio al poco de nacer...).