miércoles, 16 de septiembre de 2009

Los dos trofeos de Max y Todt (o cómo morir matando...)

La bomba está clara: Symonds y Briatore se marchan de Renault. Objetivo: que Renault salga indemne de la vista de la próxima semana en la que serán investigados por el Consejo Mundial de la FIA. Tal y como ocurrió con Ron Dennis, que se apartó definitivamente de la Fórmula Uno antes de que McLaren visitara el dichoso Consejo por las "mentiras" de Lewis Hamilton, Flavio se marcha como el 'instigador'.

En aquella ocasión, el modus operandi fue algo más discreto e incluso, un asunto y el otro no fueron relacionados directamente por gran parte de la prensa. Pero ahora, que los actores secundarios se apelliden Piquet es un seguro de que el secretismo brillará en su ausencia. Como bien sabíamos, la cabeza de turco buscada desde el inicio era la de Flavio Briatore. El carácter de Flavio gusta en el paddock y Ecclestone le tiene bastante afecto, pero como bien podría explicar Jarno Trulli, el 'playboy' italiano tiene un lado oscuro que solo han vivido los que han estado sentados en su despacho con algo interesante sobre la mesa. Un lado que incomoda, sobre todo, a quien domina este circo: el presidente de la FIA.

Aunque siendo sinceros, no los echaremos demasiado de menos, parece claro que para Mosley y Todt -jamás volveré a separar estos nombres-, es más cómodo mirar desde la ventana y ver al políticamente correcto Martin Whitmarsh y al desconocido Frederic Vasseur (hombre fuerte de ART, posible sucesor de Briatore y amigo de... Nicolas Todt) que a Ron y Flavio. El caso es que la Fórmula Uno se ha convertido en una guerra de familias mafiosas y aunque no debiera ser así, la más fuerte sigue siendo la Federación.

Conclusión: todos felices y contentos, Renault saldrá indemne, Fernando seguirá siendo el legítimo ganador del GP de Singapur y se podrá despedir como debe ser de Renault y... Max Mosley dejará la FIA con los cadáveres de Ron Dennis y Flavio Briatore en el maletero. Como buen cazador, seguro que estará muy orgulloso de dejarle el camino expedito a su amigo Jean Todt para que siga con su "gran labor". Dan ganas de vomitar...

3 comentarios:

Zeru dijo...

Bueno, los Piquet (y la FIA) han conseguido lo que querían, quitarse a Flavio de en medio... y esto es solo la primera parte. Estoy seguro de que Briatore no se quedará callado y tendremos unas semanas con unos cruces de acusaciones bastante más fuertes que lo que hemos visto ahora.

J. ARCE dijo...

Yo quiero la cabeza de Piquet. El sustituto de Flavio podría ser David Richards. Esperemos que Todt pierda las elecciones.

McKormick dijo...

Ay, querido Jose. Todt lleva en cartera a la mitad de los que votan. Ojalá me equivoque, pero ya ejerce.

Un saludo.