viernes, 4 de septiembre de 2009

¿Para qué mil palabras?

Aunque los pilotos suelen ser personas que cuentan más bien poco en sus apariciones públicas (que si "el tráfico me arruinó la carrera" o aquello de "este resultado era lo mejor posible para nosotros hoy", ya saben...), la tensión de los Grandes Premios les hace grandes maestros en el noble arte de reflejar sus sentimientos mediante un lenguaje gestual digno de Hollywood.

Hoy lo cuenta de lujo el amigo Carlos Barazal en su blog que abre su entrada de hoy con la misma fotografía que ilustra esta: la ilusión de Giancarlo en Maranello al verse de 'rosso' al volante de un Ferrari. Aunque sea una simple medición para hacerle el asiento y pese a estar sellando su retirada de la máxima categoría, la felicidad que muestran sus ojos han hecho sonreír hasta al más serio del mundillo.

¡Vaya semana la de Giancarlo! Además de ser el protagonista del siempre apasionante Gran Premio belga, el bueno de Fisi cumplirá uno de sus anhelos al subirse a uno de esos bonitos monoplazas rojos con los que jugaba por las calles de Roma cuando apenas levantaba un par de palmos del suelo. Estoy seguro de que en estas cinco carreras tendrá la oportunidad de ponerle el broche dorado a su gran sueño.

No me gustaría concluir este texto sin enviar un metafórico abrazo a uno de los personajes de este año automovilístico: Luca Badoer. Quizá el hombre que más ha rodado a los mandos de un Fórmula Uno desde que el deporte lleva ese nombre y el líder de esa rara avis en extinción que son los pilotos probadores se ha marchado de la Fórmula Uno por la puerta de atrás. Ferrari ya le debía mucho a Luca, pero nada es comparable al daño que le han hecho 'endosándole' el marrón de volver a la linea de fuego tras diez años sin hacerlo.

En definitiva, podemos estar seguros de que Luca y Fisi no serán más que meros recuerdos en la memoria de los aficionados, pero siempre nos quedarán muestras emocionantes de cómo discurrió su aventura. Recordamos el día no se explicaban cómo se quedaron fuera en la primera vuelta, cuándo demostraron al mundo que aún podían ganar, cuando sintieron la desgracia de sentirse abandonados y el día que gritaron bien alto que la arruga es bella. Y es que, como decimos, un gesto también vale más que mil palabras. ¡Buona fortuna, amici!

5 comentarios:

Güermaster dijo...

Forza Fisico! Un sueño cumplido.

Deprisa dijo...

Me pregunto que estará pasand opor la cabeza de Gené, o los billetes te obnubilan la conciencia.

J. ARCE dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dices.

F-1 A.L.C. dijo...

es verdad, esa imagen va a ser de las mejores de 2010

y el curriculum de Badoer debia servirle para algo, al final de cuentas, son 10 Años dirigiendo la mejor máquina que la F1 ha producido

Zeru dijo...

Como bien dijo Físico hace unos días, pilotar un Ferrari es el mayor sueño para un piloto italiano.

Con el Gran Premio de Spa, ha demostrado que aún tiene un par de cosas que decir antes de retirarse, y seguro que lo va a hacer.

Seguramente Gené ya piense que el de probador es un trabajo más como piloto, y que a estas alturas del año cuenta más la bandera que otra cosa. Creo que a los tifosi les volverá locos ver a un piloto italiano pilotando un Ferrari en casa.