jueves, 12 de enero de 2012

Sobre Alguersuari, Bianchi y el espejo de Hülkenberg

"Alguersuari y Buemi son pilotos de Gran Premio, pero no son pilotos ganadores". Resumiendo: en opinión de Red Bull, su alineación de pilotos era decente, pero no lo suficiente como para producir una alternativa (o quién sabe si un sustituto) para Sebastian Vettel.

Simple y llanamente, ninguno de los dos inclinaba la balanza de la velocidad y capacidad técnica (que nadie olvide esto último) de Mark Webber a corto plazo. Con el australiano en sus últimos años de Fórmula 1, era el momento de dar la oportunidad a otros dos pilotos de demostrar si son merecedores del mejor coche del mundo.

Quizá hayamos perdido el foco durante este tiempo, pero Toro Rosso no es más que otro peldaño en la escalera del programa de jóvenes pilotos. Y como en el resto de pasos, desde la Fórmula 1 al karting, hay pilotos que no consiguen llegar al siguiente escalón, llámense Enrique Bernoldi, Brendon Hartley o Antonio García. Ha sido así durante años y seguirá siendo así en el futuro. Red Bull, en busca de la excelencia que representa alguien como Vettel y con el dinero por castigo, pule y deja escapar talento en cantidades industriales cada año.

Lejos de Red Bull, una situación similar ha estado cerca de producirse en Sauber. Que Kamui Kobayashi continúe siendo titular en la escudería suiza es consecuencia de que Ferrari no tenga tanto poder como Red Bull en su segunda escudería y no haya podido hacer hueco a Jules Bianchi en Hinwil. ¿Hubiera merecido el talentoso japonés terminar así su carrera? Es evidente que no, pero no cabe duda de que, visto desde Ferrari, Jules Bianchi puede mostrar algo que ya saben que Kobayashi, otro "piloto de Gran Premio" en el mejor sentido de la expresión, no tiene ni tendrá.

Volviendo al joven piloto español, la reacción pública de Jaime fue digna de alabar, sin ningún reproche al grupo empresarial que le ha dejado fuera de la parrilla a mediados de diciembre pero que también le ha dado el lujo de disputar 46 Grandes Premios de Fórmula 1, algo que sólo pueden decir 130 personas en la historia. No es necesario decir que en esa pequeña lista hay muchísimos pilotos de talento similar al del español que jamás llegaron a esa cifra.

El espejo en el que espera reflejarse Alguersuari es evidente: Nico Hülkenberg. Inteligente, formado y rápido, el alemán estuvo un año en la sombra tras ser descartado por Williams a finales de 2010. Todos en el equipo inglés dejaron claro que la decisión no tuvo nada que ver con el sobrado potencial de Hülkenberg, pero Nico se limitó a cambiar de agente, limpiar los trapos sucios en casa y buscar un nuevo destino con un horizonte interesante a largo plazo: piloto titular con opciones de dar el salto a los equipos auspiciados por Mercedes en el futuro. ¿Quién se acuerda de Williams ahora?

Precisamente estos equipos (Mercedes y McLaren) parecen ser el objetivo del joven barcelonés de cara a 2012, a pesar de que ninguno le dará la posibilidad de subirse a un monoplaza durante el año como sí pudo hacer Hülkenberg. A pesar de las buenas críticas recibidas durante el año por los jefes de equipo de ambos conjuntos, no cabe duda de que las palabras de Alguersuari argumentando su superioridad sobre Mark Webber hace unos meses no ayudan ahora al español.

¿Necesitó Vettel declararse mejor que Coulthard para 'retirar' al escocés y hacerse con su asiento? Y, lo que es más importante ahora... ¿están dispuestos en un equipo como Mercedes a aguantar a un joven tercer piloto potencialmente dado a criticar el estado de forma de Michael Schumacher si el alemán no cumple con las expectativas en 2012? Con una cantera de candidatos enorme con tipos como Adrian Sutil (en lo deportivo) o Vitaly Petrov (en lo económico) disponibles, ¿les interesa correr ese riesgo?

Desgraciadamente para Alguersuari, y teniendo en cuenta el escaso aporte económico que puede encontrar (el humo sobre Cepsa merecería artículo aparte), será complicado que la respuesta sea sí. Pero, al igual no lo han hecho durante estos dos largos años, que los árboles no nos impidan ver el bosque: Jaime merece un hueco en la parrilla de la Fórmula 1. En su momento saltó a los leones de una forma alocada sin kilometraje alguno en la máxima categoría, pero durante la segunda mitad de temporada se lo ha ganado. Por juventud, por velocidad y por capacidad de superación. Desgraciadamente, no sólo eso basta: en Fórmula 1 hay que estar siempre en el lugar preciso y en el momento justo.

3 comentarios:

J. Arce dijo...

¿Has leído la columna de Hughes esta semana en Autosport?

Iván Illán dijo...

Si. Muy de acuerdo para ser sinceros.

André Candreva dijo...

Iván,

parabéns pelo excelente blog...

muito bom mesmo...

já adicionei para seguí-lo

e aproveito para convidá-lo a visitar meu blog > POR DENTRO DOS BOXES - http://pordentrodosboxes.blogspot.com/

abs...