jueves, 26 de noviembre de 2009

Análisis 09: La lucha por el título

Aquí tenemos la última parte del Análisis de pilotos de la actual temporada: los candidatos al título. La gráfica, que deberían ampliar haciendo click en la misma, es sin duda la más irregular de las cinco presentadas y refleja los puntos de los pilotos que han perseguido ese plateado sueño que persigue cualquier piloto. ¿Fichar por McLaren? No, Jenson... ganar el título.

Quizá entre los especialistas del mundillo, Jenson Button no sea el hombre de la temporada en favor de su jefe de equipo, sin embargo, 2009 será para siempre 'el año de Button'. En apenas unos meses, el de Somerset dejó de ser uno de tantos pilotos de talento que jamás han tenido su oportunidad a convertirse en un más que digno campeón del mundo.

Al juzgar el año de Jenson, no debemos olvidar su inicio de temporada. Dominador de todo lo que se disputó hasta Turquía, Button pareció el hijo del mismísimo Michael Schumacher. Por supuesto que el BGP001 era un monoplaza dominante, pero no hay que olvidar que su compañero de equipo se quedó con la mitad de puntos.

Pero llegó el momento en el que Brawn GP dejó de dominar los Grandes Premios y la presión comenzó a golpear mentalmente a Button, que tuvo que esperar a la carrera de Monza para volver a subir al podio. Viendo la nula competitividad de sus rivales, pronto se comprendió que cada carrera menos era una victoria para Jenson. En una de sus mejores actuaciones del año en Brasil, Button supo sellar el título.

Su principal rival por el título, pese a parecer el cuarto en discordia en algunos momentos, ha sido Sebastian Vettel. Sin embargo, los cinco fiascos del chico nuevo de Red Bull señalan lo inconsistente de la primera tentativa por el título del joven alemán.


Clasificando en las dos primeras filas en las once primeras carreras -salvo en Malasia, donde heredó una sanción de la cita inaugural-, Vettel solo logró la victoria bajo el diluvio chino y en Silverstone, ambas con las condiciones muy favorables. En cuanto se vio apurado, oliendo el olor del triunfo, Seb cometió errores. Pasó en Australia y en Mónaco.

Pero no todo ha sido culpa del impulsivo Sebastian. La falta de fiabilidad de su monoplaza y la lucha interna en Red Bull, hicieron mella en Vettel, que en cuanto asumió su situación y comprendió que no tenía nada que perder, sacó lo mejor de sí mismo: sus victorias en Suzuka y Abu Dhabi, circuitos que apenas había visto en la televisión, fueron de lo mejor que vimos este año.

Candidato al título y Mark Webber en la misma frase aún debe hacer rechinar los oídos de más de uno, pero lo cierto es que el australiano, apenas unos meses después del espeluznante accidente sufrido en su tierra natal, se encontró en una carrera que no parecía suya, pero en la que había puesto mucho: la de Red Bull por el título.

Su sólida tentativa con seis podios en ocho carreras tuvo su punto álgido en una soberbia victoria en Alemania, en la que Webber pareció quitarse de un plumazo sus fantasmas. Llegó el momento de conceder entrevistas y salir en portadas de revistas que apenas le habían puesto una foto en el pasado, y si lo hicieron fue por lo bonito que era aquel Jaguar.

Pero se rompió. Ese interrogante que siempre estará sobre la espigada figura de Mark Webber llegó tras la carrera de Hungría en la que el aussie fue el único 'aspirante' que subió al podio. Cinco carreras sin puntos. Obviamente las circunstancias no ayudaron y tampoco fue la mejor época para el otro Red Bull, pero después de todo es algo inaceptable para alguien que quiere lograr un título.

Tal y como pareció pasarle a su joven compañero, la pérdida de toda opción al campeonato volvió a traernos al mejor Webber. Victoria incontestable en Brasil y el triunfo en la pelea de última hora frente a Jenson en Abu Dhabi dejaron buen sabor de boca. ¿Era 2009 la única opción de Webber para luchar por el título? El año que viene el punto de partida será mejor...

Puede ser que Rubens Barrichello haya sido dos veces subcampeón mundial de Fórmula Uno, sin embargo, no nos equivocamos si decimos que jamás había estado tan cerca de la cabeza como en esta temporada en la que, datos en mano, ha batido con solvencia a Jenson Button en la segunda mitad de año.


Barrichello comenzó de forma gris el campeonato, sufriendo un 6-1 en calificación hasta que el Mundial llegó a Silverstone. Para entonces, Rubens estaba ya a 26 puntos de su compañero de equipo en el campeonato. Desde la cita británica, el brasileño le asestó un parcial final de 9-1 en clasificacíon al flamante campeón del mundo.

La conclusión es que el bueno de Rubens aprendió a exprimir el genial BGP001 demasiado tarde: justo cuando el coche ya no estaba para obtener victorias. Así que pese a obtener dos trabajadas victorias, Rubens terminó el campeonato tercero después de que el 'gafe Interlagos' volviera a golpearle en casa.

3 comentarios:

Il Venturetto dijo...

"En cuanto se vio apurado, oliendo el olor del triunfo, Seb cometió errores. Pasó en Australia y en Mónaco."

¡Y en Turquía! El golpe moral que recibió cuando pifió saliendo de la pole y perdiendo la 1ª posición cuando se salió en la subida y dejó camino libre a Button yo creo que le dejó jodido toda la carrera.
Las cosas como son, creo que Vettel no la hubiera cagado así a final de temporada.

En fin, lo que ya has dicho: gran campeonato de Button, una lástima que Barrichello palmara en Brasil tan tristemente.

McKormick dijo...

Vaya foto, Ventura. Pues sí, en Turquía también y como tu dices, creo que Vettel se puso nervioso en el inicio cuando se vio que podía luchar por el título. Luego, se relajó y el talento comenzó a fluir.. ;)

J. Arce dijo...

El subcampeonato de Vettel da más mérito al título de Button, porque si el subcampeón llega a ser Barrichello...