jueves, 26 de junio de 2008

Tambores de guerra


Algo huele muy mal en la F1. Desde la salida de tono de Max Mosley, el mundo de la F1 y Bernie Ecclestone están dando la espalda cada vez más a la FIA y Mosley no se ha quedado quieto: ha anunciado el inicio de la nueva F2, en clara competencia a la GP2, uno de los últimos grandes aciertos de Ecclestone y con la única intención de reemplazarla. Pero hay otra intención que toca lo que más importa a Bernie y no es otra que modificar el reparto de ganancias de la F1 dando más dinero a los equipos y quitandoselo a Ecclestone.

Ecclestone ya afirmó que la F1 se podría desligar sin problemas de la FIA y estos desafíos en su contra no hacen más que acercar la escisión. Apartarse de la FIA puede no ser una buena idea, pero quizá sea la menos mala, vistas las distantes posturas de Max y Bernie. Quizá eso haga a Bernie mucho más millonario aún, pero no nos engañemos: la F1 no estaría donde está sin él.

Veremos como se desenvuelve la guerra fría que se avecina y que no afecte a la parte deportiva del negocio, aunque creo que todos nos hemos dado cuenta de que sí. ¿Acaso las duras sanciones a Lewis Hamilton son casualidad? El de McLaren no había sido sancionado en situaciones más punibles en la temporada pasada, pero tras el 'Mosley-gate' casualmente ha sido sancionado severamente en varias ocasiones. Y es que Max Mosley no piensa pasar ni una a Ron Dennis: está convencido de que su enconado enemigo está detrás de la aparición del famoso vídeo...

3 comentarios:

Hiarbas dijo...

Aqui, quien va a perder va a ser la formula 1. No son los señores de la guerra, pero si de la Formula 1, y si empiezan a menear esto...¡que Senna nos coja confesados!

J. ARCE dijo...

La escisión sería el principio del fin, y si no que se lo digan a los americanos.

Alberto dijo...

Van a pagar caro el pato los que se han metido con Mosley por irse de meretrices. El drive-through de HAM en Francia es claro: ante la duda caña a McLaren. La F2 es otro ejemplo.
Y no preocuparse por la división, cómo dice j. arce, el ejemplo americano ha sido clarificador -de hecho se van a reunificar-; además, la F1 estará, duela a quién duela, dónde esté Ferrari.