miércoles, 13 de julio de 2011

Un sueño ¿imposible?

Han pasado un par de días desde la victoria de Fernando Alonso en Silvertone. Suficientes para analizar si el aplastante triunfo del asturiano en el aeródromo inglés será un espejismo o supondrá la primera piedra en la remontada de Alonso en el campeonato. El de Ferrari, que se llevó la carrera con una enorme solvencia en el tramo final, no obtuvo un simple triunfo sino que lo ha hecho en el trazado más favorable bajo el papel para Red Bull.

Es evidente que, sea cual sea la influencia de la limitación del soplado de los escapes, las mejoras del F150 Italia han reducido la distancia con Red Bull y alejado a McLaren de la pelea. El hecho de que Lewis Hamilton, en apenas unas semanas, ha pasado de luchar por subir a lo más alto del podio a tener que conformarse con contener a Felipe Massa, es una buena medida de dónde realmente está el rendimiento de Ferrari. Si Silverstone realmente era una prueba para medir el potencial de las mejoras introducidas, los italianos la han pasado con nota.

A pesar de todo, hay que resaltar que el inicio de carrera en mojado también supuso una ventaja para Ferrari. La incógnita de su rendimiento con los duros, que había mejorado mucho en los libres e incluso permitió al equipo acercarse el ritmo de Red Bull en la Q1, se disipaba al no tener que utilizar ambos compuestos de neumáticos. ¿Un largo stint con los duros habría terminado con las opciones de victoria de Fernando? Seguramente no, pero sí que no habría facilitado su victoria. Exactamente igual que problema de Vettel en boxes. No fue un factor totalmente decisivo, pero sí importante.

Y es que el factor decisivo de la carrera fue el ritmo del asturiano con blandas en la fase final en la que endosó prácticamente 20 segundos al campeón del mundo. Desde su segunda parada y después de haber rodado como un metrónomo en el anterior stint, Alonso rondó y rebajó el 1:36 en casi todas las vueltas salvo los dos últimos giros, algo que Vettel sólo pudo hacer en un par de vueltas en el último stint, viéndose completamente superado por el impulso de su compañero de equipo, en plena pelea con el muro para poder hacerse con la segunda posición.

Es cierto que Red Bull, viendo que la carrera se escapaba, decidió no forzar el ritmo y asegurar la fiabilidad de un motor que estaba sufriendo con la nueva normativa. Quizá, tal y como dicen las malas lenguas que hizo Fernando Alonso en Montmeló, el equipo no quiso poner toda la carne en el asador para hacer entender que la jugarreta de la FIA les había afectado sobremanera. En este ámbito conspiranoico, también se comenta que los austriacos han rodado con más combustible del ideal durante el fin de semana para forzar al resto de equipos a firmar el retorno a las condiciones de Valencia. ¿Es todo esto creíble? Difícilmente, pero no hay duda de que Marko y compañía son los maestros del engaño y perder una carrera no supone ningún desastre viendo la distancia que les separa de la competencia. No sería la primera vez que se ríen de todos a la cara.

Sin duda, el próximo Gran Premio de Alemania nos indicará el camino, aunque la rotación de Nürburgring con Hockenheim hace que el doblete del año pasado de Ferrari en casa de Vettel no pueda ser referente más que temporal. La última vez que la Fórmula 1 acudió al viejo 'Ring, Mark Webber ni siquiera había ganado un Gran Premio y Kimi Räikkönen peleaba con Toyota para ver quién se llevaba más críticas de la prensa, así que lo que ocurra ese fin de semana sigue siendo una incógnita teniendo en cuenta el retorno del soplado de los escapes, terreno en el que Ferrari sigue trabajando a contrarreloj para recortar distancias con los de Milton Keynes.

Es obvio que en dos años todo ha cambiado mucho, pero la pregunta es otra: ¿cambiará lo suficiente para Alonso en estos cuatro meses? Pensar en el título, a día de hoy, es una utopía. Sin embargo, poner los cimientos para ser competitivos de cara a una temporada 2012 en la que no hay grandes cambios reglamentarios puede ser consuelo suficiente para un equipo que lleva demasiado tiempo sin imponer su sello en los trofeos a final de año. En el terreno de los imponderables siempre quedará saber qué hubiera pasado si se hubieran dado galones a Pat Fry hace tiempo o si hace un año hubiera caído alguna cabeza más que la del pobre Chris Dyer.

2 comentarios:

Hiarbas dijo...

Con la ventaja actual de Red Bull en el campeonato, cualquiera de las posibilidades conspiranoicas son creibles. Aunque si fuera asi, tambien debieron haber lastrado a Webber, ya que por su culpa alguno en el muro lo paso un poquito mal.

El titulo es casi imposible, y digo casi porque las matematicas aun dicen que puede conseguirlo. Aceptando que Ferrari haya mejorado con los difusores al 100%, Vettel no va a bajarse del podio, AlonsoBicampeonStyle y con dejarse llevar por el muro y no dejarse llevar por sus ansias, lo tiene en bandeja.

En fin, el Gp de Gran Bretaña y el de Alemania, los dos paises con mas peso, seran testigos de dos grandes premios claves para el devenir de esta temporada.

Un saludete.

Iván Illán dijo...

A mí lo más complicado que me parece es que Vettel no se baje del podio. Con el actual status y aunque Fernando y Ferrari hayan mejorado, sería rarísimo ver que Vettel quedase peor que 2º. Webber no está a la altura y Massa menos como para disputarle eso.

Saludos.