lunes, 13 de febrero de 2012

El sol vuelve a brillar para Hülkenberg

F1 El sol vuelve a brillar para Hülkenberg

Es complicado haber seguido la carrera de Nico Hülkenberg y no tenerle cierto cariño o, al menos, el aprecio necesario para mirar con buenos ojos lo que el monoplaza número 12 vaya a hacer en esta temporada.

Jerez no ha sido una prueba fácil para el alemán que ha tenido que ver cómo su programa se vio reducido de una jornada y media a tan sólo una por el accidente sufrido por el tercer piloto Jules Bianchi en el día que le tocaba subir por primera vez al VJM05 después de que Paul di Resta hubiera copado las dos primeras jornadas.

Después de pasar un año en el banquillo, la sonrisa de ganador que Hülkenberg ha forjado en todas las categorías en las que ha participado no se tornó un ápice: lo que ha venido a hacer a la Fórmula 1 no va a cambiar por un error con gomas frías de un debutante así que ya habría tiempo de recuperarse en el último día.

Como bien pueden atestiguar pilotos como Lewis Hamilton, estar acostumbrado a un camino de rosas en las formulas de promoción no asegura que tu llegada a la Fórmula 1 vaya a seguir esa tónica. El Gran Circo esdemasiado complejo como para que todo vaya rodado de primera. Quizá Lewis lo pensó durante gran parte de 2007, aunque seguramente a día de hoy no tenga problemas en reconocer que estaba muy equivocado.

Hamilton se golpeó con la realidad en las pistas -y lo continuó haciendo en 2011- lo que le ha llevado a una reflexión interna que, aunque probablemente jamás alterará su estilo en pista, sí que le ha llevado areplantearse todos sus principios: su esencia más pura como piloto. La ventaja de Hülkenberg es que ese punto de inflexión se produjo en los despachos.

d10bra1001

Su marcha de Williams, marcada por motivos económicos como Frank Williams, Patrick Head y Toto Wolff se encargaron de dejar claro antes de que se confirmara, fue decisiva para la carrera de Nico y un año más tarde, podamos afirmar sin miedo a equivocarnos, que le permitió dar un paso adelante en lo profesional y en lo personal sin tener que sufrir un revés que le afectara a su personalidad dentro de la pista. Sin ver su mentalidad alterada.

Aquella lejana tarde noche en Brasil, Nico hizo lo que muchos hubieran soñado en una temporada de debut en Fórmula 1 haciéndose con una pole que nadie que no sea Hamilton ni los chicos de Red Bull han podido alcanzar desde entonces. Aquel día, el diamante brilló más que nunca pero las nubes no permitían ver el cielo. Ese horizonte azul que ahora se vuelve a abrir con un sol que brilla cada vez con más fuerza.