lunes, 24 de marzo de 2008

BMW lidera la lucha contra el bipartidismo


Como no podía ser de otra manera en Semana Santa, Sepang nos ha deparado la primera carrera procesional del año. Ha quedado constatado que lo de Albert Park fue un oasis en el aburrido desierto de la falta de adelantamientos.

La sanción recibida por los McLaren tras la calificación nos ha dejado a las claras que la brecha entre la cabeza y el resto del pelotón no es tan grande como pensabamos. Tanto BMW como Webber y Trulli se han mostrado capaces de luchar de tú a tú con los monoplazas de Woking. Especialmente los BMW, que pese a los problemas sufridos en pretemporada han sido capaz de reaccionar y convertirse en una auténtica amenaza para McLaren y Ferrari. Pese a la gran labor de Robert Kubica en Sepang es fácil de imaginar que si los de Munich tuvieran un piloto puntero (llamémoslo Alonso) serían candidatos al titulo.

Hablando de Alonso, cada vez estamos más convencidos de lo dificil que va a ser estar en la lucha por subir al podio este año. La lucha en el pelotón está muy ajustada y se necesita hacer un trabajo perfecto para inquietar a los equipos punteros. Tan ajustada que cualquier error te hace perder posiciones. El ejemplo está hoy en la salida que casi le cuesta la opción a puntuar de Fernando.

Por último está el asunto de Felipe Massa. Su humillante abandono no hace más que dar la razón a los que piensan que no es piloto para Ferrari. Viendo sus actuaciones, debemos entender que Räikkönen será el único capaz de traer puntos a casa de forma fiable para la Scuderia, lo que confirma la teoría de que este Mundial podría estar mucho más abierto de lo que parecía en pretemporada.

Las dos semanas que quedan para Bahrein nos dejarán un poco de tranquilidad para analizar este vertiginoso inicio de temporada, aunque no debemos olvidar que hasta la llegada a Europa no se pueden sacar demasiadas conclusiones.

1 comentario:

Hiarbas dijo...

Apropiado el calificativo de procesional, donde el mejor momento estuvo en la foto que acompañas a tu comentario. Lo demas fue un querer y no poder, como el de Hamilton, Alonso o el de Massa.
Saludos.