miércoles, 29 de junio de 2011

Dos entran, ¿uno sale?

Este martes post Gran Premio de Europa surgió una información de la Cadena SER en la que se apuntaba a que la cita de Valencia sería la única española en el calendario a partir de 2012. Pronto, la supuesta noticia saltaba a muchos medios de comunicación, entre los cuales muchos daban por sentada la próxima confirmación de que, entre otras cosas, Montmeló se iba a quedar sin Fórmula 1 a partir del año que viene.

Lo único seguro a día de hoy es que Barcelona tiene contrato para acoger el Gran Premio de España hasta 2016. En su momento, Artur Mas reconocía que el cumplimiento de ese contrato no estaba asegurado, pero estas declaraciones no pasan de ser un intento por rebajar el montante del canón a pagar y de paso, tantear a la afición para saber cómo aceptarían perder la carrera. Ahora mismo, los organizadores del evento no tienen intención de romper el contrato con Ecclestone y que el veteranísimo magnate del Gran Circo tomara una decisión unilateral para dejar a Barcelona sin carrera sería algo inaudito.

Sin embargo, está claro que Valencia renovará su contrato para acoger la carrera hasta 2021. A pesar de las pérdidas, la poca atención mediática y deportiva que genera la cita, la Generalitat está convencida de la rentabilidad del proyecto (desconocemos si para la ciudad o para sus exiguas cuentas corrientes) y Ecclestone, impulsor de la construcción del urbano en el puerto de Valencia, ve con buenos ojos la continuidad del Gran Premio de Europa hasta que Fernando Alonso cumpla 40 años.

Nadie oculta que para el inglés, con Estados Unidos, Rusia y algún país más en espera, lo ideal sería que España sólo acogiera una carrera y Valencia, en lo económico, es un proyecto mucho más potente que Barcelona. La primera decisión para desequilibrar la balanza y actualmente lo único que puede hacer Ecclestone es acceder al cambio de fecha pedido por los responsables valencianos y adelantar la carrera a mayo, dejando a Barcelona como la segunda cita del país en una fecha posterior a la espera de saber qué ocurrirá antes: el abandono de la carrera por parte de los organizadores o el fin del contrato.

En la capital del Turia consideran que ser una de las primeras carreras del año hará repuntar la venta de entradas. Creo que simplificar el asunto hasta ese punto es un error. Teniendo en cuenta que las cuatro carreras españolas del calendario de MotoGP son un éxito, parece que la coincidencia de ambas carreras no es la razón por la que los Grandes Premios no suscitan la atención esperada. No hay duda de que un descenso en el precio de los tickets y sobre todo, un circuito interesante si que harían aumentar la sed de Fórmula 1 de los españoles.

2 comentarios:

PrensaCaliente dijo...

Hola de nuevo! pues no me parece bien si toman la decisión de no competir en Barcelona, creo que se le debería de dar prioridad a este circuito antes que al de valencia, pero a mi nadie me va a hacer caso...

IVÁN ILLÁN dijo...

El problema es que el asunto económico es el que prima aquí. E incluso diría que es lo único que importa para Ecclestone y cía.

Un saludo y gracias por comentar.