miércoles, 9 de julio de 2008

Esperando a Jenson...


Les confesaré que hasta que se apagaron los semáforos en Melbourne, yo tenía una muy alta estima de Jenson Button. Quizá no le subía al grupo de los elegidos como algunos hicieron en 2004, la gran temporada de BAR-Honda, donde mucha gente le aupó al nivel de Alonso y Räikkönen. Para mi siempre ha sido un buen piloto, de los que un coche dominante les podría hacer campeones. Sus esforzadas actuaciones en los años difíciles de la escudería no hicieron más que afianzar su fortaleza, haciéndole alcanzar una plena madurez que demostró en su primera victoria en Hungría 2006.

Entonces llegó este año y algunos nos frotábamos las manos con la unión de Ross Brawn con Honda y pronosticabamos que la falta de control de tracción beneficiaría sobremanera a Button, el piloto más suave de la parrilla. Nuestro gozo en un pozo. Aunque el RA108 dista de ser un prodigio aerodinámico, es difícil de discernir porque Jenson está a tan bajo nivel este año. Un vistazo a nuestra clasificación del Piloto del Año sirve para ver que el inglés cierra la clasificación, pero profundizando en los datos vemos que Barrichello le está igualando en parrilla (el año pasado eran la pareja más desequilibrada de la parrilla), por no hablar de la tabla de puntos.

Quizá la llegada de Ross Brawn no ha sido el acicate decisivo para Jenson que podríamos esperar y la especial relación de Brawn con su compañero de box no debe haber ayudado a mejorar su maltrecha autoestima, pero esperemos que el podio de Rubens pueda servir de motivación para el peor Jenson Button que hemos visto en su carrera. Por su bien, ojalá así sea: con Ross Brawn al mando, Honda puede resultar un equipo apetecible para buenos pilotos, así que mejor no dormirse en los laureles.

De postre, un vídeo: el día en que el R24 de Fernando Alonso y el 006 de Jenson estaban tan parejos que nos hicieron recordar otra época en Hockenheim...


3 comentarios:

Schummi dijo...

El video es impresionante y trae grandes recuerdos, a pesar de que aquel no fue un año demasiado brillante.

Un saludo.

Red dijo...

¿Qué hay de esto McKormick?

Alonso y Ferrari están listos para unir sus destinos en el año 2010

Fernando Alonso y Ferrari cada vez están más cerca. De hecho, apenas están a una firma de distancia para convertirse en uña y carne en 2010. El piloto quiere, la escudería italiana también y el apoyo financiero a la operación ya se ha sellado, por lo que el escenario está listo y sólo falta que los actores den el paso al frente. El Banco Santander abandonará McLaren cuando termine su contrato a finales de 2009 y saltará a Ferrari, previsiblemente por tres temporadas. Las negociaciones con la Scuderia se han llevado en secreto y han fructificado, y el primer banco de España y sexto del mundo se convertirá en patrocinador del equipo más importante del planeta.

El Santander tiene exclusividad con McLaren hasta final de 2009, los tres primeros años que tenía pensados con Fernando, y no puede moverse antes. Así, todas las partes ven la operación antes de 2010 como prácticamente imposible por los fuertes vínculos contractuales y el rendimiento de los pilotos (Massa y Raikkonen son colíderes).

Para Ferrari la vendetta será completa. Primero ganaron el juicio de espionaje y los dos títulos mundiales a McLaren en 2007, y ahora devolverán el golpe que les dio el equipo de Ron Dennis birlándoles el gigantesco patrocinio de Vodafone esa misma temporada. Se llevarán el Santander y si nada se tuerce, a Fernando con 28 años. A quien sustituya ya se verá, ya que Raikkonen finaliza contrato ese año, y Massa, que podría recalar en Renault, lo hace aún más tarde, a finales de 2010.


El entorno niega contactos
Desde el entorno del piloto nunca se ha desmentido el interés de volar a Ferrari, ni siquiera el propio Fernando, aunque niegan que haya nada firmado ni para 2009 ni más adelante. Ni siquiera, afirman, han hablado con nadie.

Igualmente, el Banco Santander se ha movido con celeridad y aunque desde la entidad bancaria nunca se ha reconocido oficialmente el malestar que sintieron con todo lo que ocurrió con Fernando el año pasado, el hecho de que no se intentaran limar asperezas y el daño que eso hizo al equipo, al piloto y a los patrocinadores de la escudería, empezó a deteriorar la relación. Luego, el "no" que dio Ron Dennis a que Pedro De la Rosa fuera piloto oficial este año terminó por rematar el divorcio.

Para el Santander, girar a Ferrari, y hacerlo con Fernando, es como dar el salto a otra división. Así lo definen fuentes del banco, ya que salen de una simple firma de coches a una marca mundial, reconocida en cualquier parte del planeta, y el impacto será terrorífico. Esta temporada han valorado el retorno de su inversión como de cinco euros por cada euro invertido, pocas cosas dan tanta rentabilidad, pero en Ferrari entrarían con más fuerza aún, con la intención de ser segundo patrocinador tras Marlboro. Su logo podría pintar los alerones del monoplaza rojo.


30 millones de euros
La revista alemana Sport Bild afirma que el acuerdo Santander-Ferrari-Alonso también incluiría el mono de los pilotos y cifra la operación en unos 30 millones de euros, que también servirían para pagar parte de la ficha que le corresponde a Fernando como bicampeón del mundo.

En Ferrari los obstáculos se van apartando, como la presencia de Jean Todt como máximo responsable. ¿Y las puyas lanzadas por Fernando en otras épocas contra los favoritismos a Ferrari? Pues no sentaron bien, pero se entienden como parte del juego. El fluido italiano de Fernando, después de los patéticos esfuerzos de Schumacher y Raikkonen, su capacidad de trabajo y por supuesto, el talento de haberles derrotado dos años, pesan más puesto todo en la balanza.

http://www.marca.com/edicion/marca/motor/formula1/es/desarrollo/1145133.html

Un saludo (www.thekidtorres.com)

McKormick dijo...

Gracias por tu comentario, red. La verdad es que quiero escribir sobre el tema, pero mi falta de imaginación me lo impide en estos dias porque estoy algo disperso.. a ver si con suerte, para el lunes estoy algo más centrado y os cuento.

salu2!