miércoles, 17 de septiembre de 2008

Grandes de la Historia (VI): La hazaña irrepetible


Con cuatro títulos en su haber, Juan Manuel Fangio protagonizó un espectacular final de campeonato en el GP de Alemania de 1957. Batió todos los récords en la última carrera del certamen, superó al equipo Ferrari y consiguió su quinta corona.

Nürburgring fue escenario de carreras memorables, particularmente de 1934 a 1939, cuando Mercedes-Benz y Auto Unión dominaban las carreras de Gran Premio. Debe hacerse la excepción en 1935, cuando el Mantovano Volador, Tazio Nuvolari, venció a los equipos alemanes con un pequeño Alfa Romeo P3.



Juan Manuel Fangio, campeón mundial en 1951 (Alfa Romeo), 1954 y 1955 (Mercedes-Benz) y 1956 (Lancia-Ferrari), tenía por aquel entonces 46 años y el "circo" de la Fórmula 1 se refería a él como El Viejo. Su inolvidable e irrepetible rendimiento en 1957, quedará por siempre en los anales de la historia del automovilismo como ejemplo de tenacidad, arrojo y perfección. Para agosto de 1957, Fangio ya había ganado las competencias de Argentina, Mónaco y Francia -pruebas puntuables para el campeonato del mundo- con su Maserati 250F, mientras que Stirling Moss había logrado una resonante victoria en Aintree, ganando el GP Británico, con Vanwall.

El GP alemán, en Nürburgring fue la quinta carrera del campeonato y algo que resultaba evidente era que los Vanwall, con Stirling Moss, Tony Brooks y Louis-Evans al volante, no repetirían el éxito logrado en Aintree. El equipo nunca había corrido en el Ring y tenía muy pocos datos sobre puesta a punto de sus coches. La batalla se desarrollaría sin dudas entre los Maserati de Fangio, el francés Jean Behra y el estadounidense Harry Schell, contra los Lancia-Ferrari de Mike Hawthorn, Peter Collins y Luigi Musso.

La primera cesión de entrenamientos se llevó a cabo el viernes y los espectadores esperaban ver bajar el récord de vuelta de 1956 (logrado por Fangio con Lancia-Ferrari) de 9m 41.6s, dado que el circuito había sido sensiblemente mejorado en muchos sectores. Como no podía haber sido de otra forma, El Chueco "voló" con su Maserati, parando los cronómetros en 9m 34s. Minutos más tarde, y en un segundo intento de vuelta rápida, bajó su marca a 9m 25.6s; ahora era 16s más rápido que en su récord del 56.

La estrategia para correr de los tres equipos ya había sido decidida. Los Maserati empezarían la carrera con el tanque de gasolina a medio llenar, para reducir peso y así poder acelerar más durante las primeras vueltas de la carrera. Los Lancia-Ferrari correrían sin parar, con tanques llenos desde la salida, al igual que los Vanwalls.



El sábado 4 de agosto, una multitud se hizo presente en el autódromo. En primera fila estaban Fangio, Hawthorn, Behra y Collins: dos Maserati y dos Lancia-Ferrari intercalados. La segunda correspondía a Moss y Brooks con Vanwall y Schell con Maserati. Gregory y Hermann con Maserati; Louis-Evans y Musso con Lancia Ferrari, completaban la tercera fila.

Durante algunos segundos, los monoplazas estuvieron fuera de vista mientras aceleraban hacia la izquierda. Casi inmediatamente volvieron a la escena, Hawthorn estaba primero. Después, una por una los coches se encaminaron en la curva norte -visible fácilmente desde los boxes- y volvieron a girar hacia la izquierda para desaparecer nuevamente.

Pasaron diez minutos hasta que el primer coche apareció y todos los ojos se fijaron en el cartel iluminado en boxes. Era Hawthorn con su Lancia-Ferrari. Cuando el líder apareció en el señalizador le llevaba una ventaja de dos segundos a su amigo y compañero Peter Collins. Después estaba Fangio (un segundo más lento que Collins) y tras ellos en rápida sucesión se sucedian Behra, Musso, Schell y Brooks, con el primer Vanwall.

Segunda vuelta. Hawthorn aumentó su ritmo e hizo una vuelta de 9m 37.9s, un nuevo récord para el circuito. Pero a Fangio le fue mejor, pasó tan rápido a Collins que logró mejorar el tiempo de Hawthorn antes de que los parlantes del autódromo pudieran anunciarlo. El tiempo de Fangio fue de 9m 34.6s. Era el comienzo de su gran carrera.

Ahora, ya sin Collins a la vista, fue tras la caza de Hawthorn, haciendo más interesante el tramo del circuito que iba hacia Adenau. En un rápido sorpasso pasó al inglés, quien no sólo vio pasar a Fangio, sino también a su compañero Collins, quedando relegado al tercer lugar. Cuando el trío ingresó en el Karrussel, El Chueco seguía primero.

Tercera vuelta. Un solo coche apareció rompiendo el silencio. Era Fangio con cinco segundos de luz sobre Collins y empezando a sacar la ventaja que necesitaba para hacer su parada de repostaje. En el giro las diferencias se ampliaron y, para el quinto, Fangio hizo 9m 33s, logrando en la sexta vuelta bajar su tiempo medio segundo más. Para este momento llevaba ya una ventaja de 22 segundos sobre los Lancia-Ferrari. Hawthorn era ahora segundo y Collins tercero.

Para la octava vuelta Fangio superaba a los Lancia-Ferrari por 28 segundos y su tiempo era de 9 m 30.8s. La carrera se ordena: Fangio, detrás de él Hawthorn y Collins; más lejos Behra, Schell y Musso.

Con diez vueltas completadas, un nuevo récord de vuelta; esta vez 9m 29.5s. Fangio seguía llevando una ventaja de 28 segundos sobre sus escoltas.

Al pasar por los boxes los mecánicos de Maserati le hicieron señas para que entrara a repostar. La duda ce centraba en saber cuánto tardaría el equipo en cambiar las ruedas y llenar el tanque de combustible. ¿Pasarían a Fangio los Ferrari? ¿Harían los mecánicos a tiempo y El Chueco volvería a pista primero?

En la vuelta doce -y con diez por delante- el argentino ingresó a boxes con la calma y la tranquilidad que lo caracterizaba. Bajó del Maserati, se quitó el casco y observó detenidamente el trabajo de los mecánicos. Cincuenta y dos segundos después de haber ingresado a boxes Fangio estaba nuevamente en carrera.

Desde su ingreso a los "pits", incluyendo el cambio de neumáticos, la carga de combustible y la posterior salida a pista, ambos Ferrari le habían sacado más de cuarenta y cinco segundos. Con sólo diez vueltas por delante, más de uno hubiera claudicado. Fangio no.

Durante tres giros, y debido al peso de la gasolina y los neumáticos nuevos, el argentino mantuvo la distancia con el duo de lideres. A partir de allí los cronómetros y los presentes serían testigos de una increíble historia de arrojo y destreza.

Para la vuelta 16 Fangio había reducido la ventaja con los coches de Maranello de 45 segundos a 33, y en la siguiente vuelta, otros 16 más.

El box de Ferrari ardía. Los carteles le indicaban al dúo inglés que aumentaran el ritmo de marcha, algo que ambos pilotos sabían era imposible. El argentino pareció escuchar el consejo que era para los hombres de Ferrari e hizo un nuevo récord de vuelta: 9m 28.5s y en la vuelta siguiente lo bajó otros tres segundos: 9m 25 3s.

Para la vuelta 19, y parando los cronómetros en 9m 23.5s, los bólidos de la casa de Don Enzo sólo le llevaban 13.5 segundos y tenían a Fangio como un demonio sobre sus espejos.

En la vigésima vuelta Fangio acortó la distancia a once segundos, acercandose al Ferrari de Collins al paso por los boxes. Llegando a la curva norte, el balcarceño pasó a Collins, quien resistió y lo volvió a superar. Pero Fangio, al salir de la curva, con dos ruedas de su Maserati en el cesped y dio cuenta de Collins definitivamente.

En el sobrepaso una piedra lanzada por el Maserati de Fangio rompió las gafas de Collins y esto, sumado a problemas en el embrague del Ferrari, retrasaron al piloto inglés.

En el camino quedaba sólo Hawthorn. A la salida del Karrusell, el de Maserati adelantó al de Ferrari y el público se puso de pie al saber que ahora era el argentino quien lideraba la carrera en la vuelta 21.

Tras completar 22 circuitos de agotadora prueba, Fangio cruzó la línea de sentencia con tres segundos y algo más de luz sobre Hawthorn. Había logrado una media de 88.820 millas por hora (145,6 km/h). Para la anécdota quedaban: Collins tercero, Musso en otro Lancia-Ferrari cuarto, Stirling Moss con el primer Vanwall, y Behra y Schell con Maserati.



Fangio viajó en 1948 a Europa para probar suerte... fueron cinco campeonatos brillantes. Este fue el último y quizás el que más esfuerzo le costó. Esta victoria fue -probablemente- su mejor carrera y pudo así callar a aquellos críticos que, al comienzo de la temporada, habían dicho que estaba en camino de retirarse. Fue como si se hubiera propuesto tirarles el guante a Hawthorn y Collins para poder demostrarle al mundo que todavía era el Gran Maestro.

3 comentarios:

McKormick dijo...

Lo prometido es deuda. Desde aqui un tributo al Chueco con el trasfondo de homenajear a todos esos aficionados de la F1 que nos siguen desde el otro lado del charco.

salu2!

Il Venturetto dijo...

¡¡¡Madre mía cómo chirrían las ruedas!!! ¡¡Y qué pedazo de bordillos había en Fiorano!!

Nunca había visto estos vídeos.

Muchas gracias.

J. ARCE dijo...

La diferencia entre coches y pilotos se ha reducido tanto que hoy en día son casi imposibles carreras como ésta o Monza 67.